¿Cómo lograr una sociedad más centrada en las emociones? La respuesta quizás la tenga a tu disposición Albert vallejo, psicólogo Barcelona. El caso es que en verdad la sociedad actual está tan inmiscuida en las formas de hacer capital y las vías para invertir y reproducir el dinero, que en muchas ocasiones, incluso las más importantes, se nos olvida que somos hombres y mujeres movidos en primera instancia por las emociones.

Tanto es así que no hay motivación mayor que el beso de un hijo, o el abrazo de un padre, o el cariño de un amigo.

Esas sensaciones que provoca en uno la emoción de ver a nuestros seres queridos triunfar en la vida, de sentirse acompañado cuando más uno lo necesita es incomparable.

Ni la mayor riqueza del mundo puede sustituir ese tipo de emociones, de ahí que necesitamos que cada día esta sociedad se mire adentro y haga de sus emociones un amasijo inseparable, para que ninguna decisión vaya separada de lo que realmente siente.

Si cada día los hombres que conducen grandes empresas, negocios, etcétera, vieran a su alrededor cómo viven millones de personas, quizás se entusiasmaran a actuar por sus emociones y no atados al mercado, ese elemento que los obliga a enfocarse en otras cuestiones que no son prioritarias.