Comprar una casa, tener un auto nuevo, casarte o hasta embarazarte son propósitos que nos hacemos cada 31 de diciembre y juramos cumplirlos durante el nuevo año, pero al final en muchos casos vemos con tristeza como se nos fue otro año sin eso que tanto queríamos. Para que no vuelva a suceder es importante tomar en cuenta varios factores.

– Que tu propósito sea realista

No vale la pena ilusionarse con cosas que es muy difícil que sucedan. Por ejemplo, está complicado que, no teniendo un empleo estable, historial crediticio o dinero acumulado en la cuenta de banco puedas comprar una casa o un auto solo porque si, por ello, lo principal es trabajar por lo que deseas, luego es hora de proponérselo como meta. Todo a su tiempo, de apurarse solo queda el cansancio.

– Trabaja por tu propósito

De nada sirve decir “En este nuevo año quiero adelgazar 15 kilogramos”, si no te apuntas desde enero a un programa alimenticio y a un gym donde te coloquen una buena rutina de ejercicios. Sé un poco coherente contigo mismo/a.

Por ultimo recuerda pedir cosas que realmente te llenen como ser humano, no debes crear tus deseos de año nuevo con base en lo que otros desean sino en lo que a ti te gustaría hacer. Un buen propósito sería comprar tu propia bicicleta eléctrica basándote en el blog de Tecnocio opiniones y salir a recorrer la ciudad haciendo un ejercicio divertido y emocionante como pedalear.