Diversas iglesias españolas están organizando una campaña titulada “A la iglesia vamos en bicicleta”, con la que se pretende concienciar a la población creyente de utilizar medios de transporte alternativos en sus desplazamientos urbanos.

“Hay muchos creyentes que son ecologistas, de ahí que haya surgido esta iniciativa para conseguir que un mayor número de personas opten por la bicicleta como medio de transporte habitual”, comenta Ulises Cifuentes, uno de los promotores de esta campaña de concienciación.

En este sentido, son muchos los feligreses que acuden diariamente a la iglesia a través de una bicicleta.

“En mi caso, tengo una bicicleta Brompton que uso para todos mis desplazamientos cotidianos, de casa al trabajo, del casa a la iglesia, etc… Es muy cómodo porque es una bicicleta plegable, de manera que no tengo que preocuparme por buscar dónde la voy aparcar, simplemente la pliego, me la guardo en la mochila y ya puedo entrar a dónde sea con ella”, señala el activista.

En definitiva, una iniciativa muy original que muestra la preocupación de los miembros de la iglesia por los problemas del medio ambiente a los cuáles trata de buscar solución aunque sea por medio de pequeñas acciones como esta.