La startup es un modelo de empresa muy utilizado en nuestros días. Se trata de una compañía con funcionamiento restringido, con un perfil de riesgo-recompensa y amplias posibilidades de crecimiento. Por lo general se trata de empresas del campo de la innovación, la tecnología y el desarrollo web. En resumen, lo empresas de capital-riesgo. Una buena estrategia comercial es una de las claves para el éxito de una startup, de hecho, conozco tres casos de empresas que comenzaron con capital-riesgo y hoy día son grandes compañías gracias a la estrategia comercial que desplegaron.

Estas empresas casi siempre emprenden como una idea de negocio relacionada con la creación, y luego incorporan la distinción a tal idea aportando elementos innovadores, y así emprenden el negocio.

Una startup tiene una gran capacidad de evolución, puede desarrollar productos y/o servicios transformadores, solicitados por el mercado. La estructura de este tipo de empresas por lo general maniobra con costos mínimos, pero al mismo tiempo obtienen ingresos que ascienden a un ritmo rápido.

En fin, que para alzar una empresa de este tipo necesitas una buena estrategia comercial que te lance al mercadoy obtengas un buen posicionamiento dentro de él.